Ciertamente las restricciones que el sector restauración ha tenido pro el covid-19 han hecho trizas al sector, pero son medidas que han sido producto de la necesidad de prevenir al máximo los contagios, que hay que recordar se han salido de control en la comunidad en todas las olas que se han vivido.

Pero para el sector restauración, estas medidas han sido demasiado estrictas, y es que no ese les permite un respiro, pues, se trata de un sector importante, porque muchas personas dependen del mismo, así como que se trata de un sector de alimentos, que es de primera necesidad para muchas personas que están acostumbradas a hacer uso del mismo.

Muchos están cansados de no poder socializar en bares y restaurantes

Ciertamente el asunto de las restricciones con la pandemia tiene como objetivo el evitar la socialización de las personas, pero es una situación que amerita mucha prudencia de parte de las autoridades, quienes han sido aconsejadas en hacer una desescalada lenta.

Y es que se entiende que el sector está un poco sin aire, luego de tantos meses con restricciones, así como las personas están cansadas de no poder disfrutar de los bares y restaurantes en las tardes, pero hay que ser muy prudentes con esto, es como la prudencia que exigen los cerrajeros de poblenou que se tenga con la seguridad de los bienes.

Y es que hay que estar claros que muchas veces se quiere tener todo, pero hay cosas que ahora mismo son imposibles, como estar tranquilamente comiendo en un bar o en un restaurante, y la precaución es lo que hará que esta pandemia se detenga de una vez pro todas, así como el hacer caso a los cerrajeros que contratas, es el éxito de todo sistema de seguridad.

Piden más valentía al Govern

El gremio de restauración de Barcelona pide al Govern que sean más flexibles las medidas del covid-19 que se han impuesto al sector, y es que aun no se cuenten, como si laos números de contagios de covid-19 han descendido como es que no se les permite a los bares y restaurantes atender en mesas hasta las  22.00 horas, que es cuando empieza el toque de queda.

La realidad es que muchos bares y restaurantes han tenido que cerrar porque no pueden soportar estas medidas, dejando así a muchos catalanes sin trabajo y a muchas personas sin la comida a la que estaban acostumbrados.

Es por ello que el gremio pide al Govern que sea mucho más valiente, que levante ciertas medias, porque se trata de un sector que ha sido seriamente golpeado por la pandemia y que necesita de un buen respiro.

Sanidad busca que la desescalada sea lenta

Aunque las peticiones del gremio de restauración de Barcelona han sido escuchadas y ahora habrá una ligera flexibilización a partir del 8 de marzo, lo cierto es que se pide a las autoridades que sean muy precavidas con la desescalada, no solo en este sector, sino en todos, porque flexibilizar todo de golpe puede conllevar a la cuarta ola de contagios.