Cuando has pensado en iniciar un negocio en Cataluña, lo más natural es que consideres la capital como primera opción, y es que Barcelona es la segunda ciudad con mayor población en España, y además en condiciones normales, tiene una gran afluencia de turistas.

Pero antes de iniciar un negocio, es recomendable realizar algunas evaluaciones, así podrás realizar tu inversión con mayor confianza.

¿Cuál zona es recomendable para ubicar el negocio?

Para elegir el lugar en el cual vas a iniciar tu negocio, debes considerar diversos factores, el primero es evaluar el tipo de negocio, por ejemplo, si quieres vender zapatos de marcas reconocidas, lo más recomendable es dirigir tus pasos a una ciudad como Barcelona, por ser la capital y zona de turismo.

Pero si tu negocio es ofrecer tus servicios como cerrajero profesional, la ventaja es que en cualquier ciudad será bien recibido, porque es un servicio necesario en todas las zonas urbanas e industriales, también te brinda la oportunidad de trabajar desde el hogar y ofrecer los servicios online.

Por otra parte, también debes considerar el precio de los alquileres y tu disponibilidad al respecto, las zonas comerciales con los alquileres más elevados son Passeig de Gràcia, la Avinguda Diagonal, la Avinguda del Portal de l’Àngel, por mencionar algunas.

Sin embargo, esto no debe desanimarte, si algo que caracteriza a Barcelona, es que podrás encontrar otros barrios o poblaciones cercanos con alquileres más asequibles, y puedes considerar varias opciones antes de elegir alguna en particular.

Realiza un estudio de mercado

El estudio de mercado consiste en una investigación que se realiza para conocer toda la información necesaria respecto a un negocio determinado.

Esto implica conocer la respuesta de los clientes respecto a un producto o servicio, también la competencia que ya tiene la ventaja de ser conocida en la localidad, datos que serán relevantes antes de iniciar un negocio.

La razón de este tipo de estudio, es que te permitirá conocer si es necesario que ejecutes mejoras en tu producto en aspectos como el precio, la calidad, métodos de distribución, entre otros.

Sin embargo, debes considerar que las preferencias de los clientes pueden variar con el tiempo, así que es necesario que luego de iniciar tu negocio, periódicamente realices este tipo de estudios para que siempre estés a la vanguardia.

Realiza todos los trámites necesarios

Para que tu negocio pueda funcionar con libertad es necesario que ejecutes todos los trámites legales que este requiere, en caso de que no tengas el tiempo o te parezca que el proceso es muy engorroso, no dudes en contratar a quien pueda garantizar la legalidad del funcionamiento de tu proyecto.

Así que deberás definir su figura jurídica y realizar la inscripción mercantil, también necesitarás saber si tu negocio exige algún tipo de licencia o permiso, por ejemplo los negocios de alimentos deben cumplir con normativas como la manipulación de alimentos, seguridad alimentaria, entre otros.

Y no olvides conocer los impuestos que debes cumplir, como la Alta en Impuesto de Actividades Económicas (IAE), el Impuesto Sobre La Renta, y la declaración del IVA.