La pandemia nos ha cambiado no solo la forma de vivir, sino también la forma en la que acostumbrados a consumir ciertos servicios, por ejemplo, el servicio de entrega a domicilio o servicio de delivery es un servicio que no es novedad, ero que se ha intensificado el último año.

En muchas localidades el servicio de delivery ha tenido un incremento significativo, y gracias a ello se ha permitido que muchas empresas e industria se mantenga a flote, y entre ellas las empresas de servicio de comida, que ha sido una de las más favorecidas por este servicio.

Una realidad a la que nos hemos acostumbrado

En países como España, y en comunidades como en Cataluña, el ir a restaurantes es una costumbre que muchas personas han hecho su forma de vida, y el comer bien es prácticamente un derecho constitucional, de manera que en pena pandemia, las personas han recurrido al servicio de delivery para no tener que dejar de comer la comida de los sitios de costumbre.

Y es que muchos se han acostumbrado tanto a este servicio que incluso ahora consumen más comida de restaurantes y locales de comidas que antes de la pandemia, porque antes era reservado a una reunión de amigos, una celebración o las tradicionales citas, pero ahora, no hay excusas para comer bien en casa, se pide un servicio de entregas y ya.

Y es que muchos se han acostumbrado a ello, es una práctica que se espera, que cuando abran de nuevo sin restricciones los locales de comida, permanezca por mucho tiempo, porque al inicio, aunque la pandemia se controle y haya una vacuna, igual la gente no saldrá desbocada a la calle.

Comodidad, tranquilidad y seguridad

El servicio de delivery es considerado por muchos como una salvación, una ayuda en estos tiempos, para poder seguir disfrutando de la comida que más les gusta en casa, además de ello es una buena forma de obtener comida al instante si no tienes que cocinar.

Es cierto que este servicio de hecho era más costoso, pero muchos locales y restaurantes han decidido, en beneficio de conservar sus clientes y de incentivar esta práctica, de hacer este servicio totalmente gratuito.

Y es que esto no solo es una ventaja para los consumidores clientes, sino también para los dueños de las empresas que los prestan, ya que o es esta opción o es un cierre, que sabemos que no le conviene a nadie.

Ha generado también más empleos

En comunidades como Cataluña, muchas personas se han beneficiado de que el servicio de delivery se haya incrementado de la manera en que lo ha hecho, y es que no solo se trata de que los restaurantes y otras tiendas permanecen abiertas, sino que también se genera el empelo del repartidor, lo cual es importante en este tiempo en donde tanta gente  perdido su trabajo.

Esta es una nueva realidad que les ha salvado la vida a muchas personas, y es que hay repartidores a pie, en bicicleta, en camionetas y hasta en autos propios, porque es un servicio que genera demanda.